Cuando bostezó, el libro todavía estaba allí.

bostezos

 

CompartirTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone